jump to navigation

Ponyo y Yo: Un cachorro en casa 8 junio 2010

Posted by Kero Kinomoto in Cronica Aitiana.
trackback

Ando medio desvelado porque este fin de semana llego desde el Distrito Federal una perrita Schnauzer que habíamos encargado a un tío de mi esposa que es veterinario. Ella se llama Ponyo, tiene apenas 2 meses y es una traviesa empedernida. El problema es que como es una cachorrita, pues no estaba acostumbrada a dormir sola, mucho menos con el calor infernal que hace aquí en Monterrey y que se desato este fin de semana con temperaturas por encima de los 38 o 39 grados centígrados, así que se imaginaran el calor que tenia la pobre Ponyo.

Total, que la primera noche que paso con nosotros, la dejamos que anduviera libre por todo el segundo piso de la casa (le pusimos cajas en la orilla de la escalera para que no pudiera bajar, ya que aun es muy pequeña y no sabe bajar escaleras, por lo que podría ser peligroso) y no le permitimos el acceso a nuestra recamara porque si la dejamos ahorita que esta pequeña, se va a acostumbrar a que pueda siempre dormir ahí y nunca vamos a poder sacarla.

Para no hacerles el cuento largo, estuvo llorando, aullando, ladrando y rascando la puerta toda la bendita noche. De veras, se callaba por lapsos de media hora pero luego continuaba haciendo su berrinche con tal de que la dejáramos pasar. Nos fuimos a la cama más o menos a media noche y para las 7 am yo creo que habíamos dormido apenas unas 3 horas, que fue lo que nos había dejado dormir. Mi esposa y yo, ya hartos y cansados, vimos que ya había luz del sol, así que con tal de que se callara, la dejamos pasar a nuestra recamara (eso si, con la consigna de que no se subiera a la cama).

Ya adentro del cuarto, como que si quiso llorar un poco porque no la dejábamos subir, pero después de un rato y lo cansada que estaba de tanto chillar, se tumbo encima de un tapete y durmió y durmió y durmió, al igual que nosotros. Los 3 nos quedamos perdidamente dormidos como hasta las 11 am por lo mismo que estábamos cansadísimos. Durante ese día, los 3 nos andábamos quedando dormidos en donde anduviéramos, pero hicimos lo imposible por que la perrita se cansara y así durmiera por la noche.

Al llegar la siguiente noche, optamos por dejarla mejor en la cocina, en el piso de abajo, igual con cajas para que no pudiera salir. Le pusimos su agua, juguetes y un tapetito para que durmiera. Inclusive le baje el abanico para que no tuviera tanto calor y corriera el aire. Esa noche fue igual, aunque nos permitió dormir un poco mas, los gritos se escuchaban hasta el segundo piso!! A partir de las 3 de la mañana, como que se quedo dormida y ya no lloro mas, pero ya nos había desvelado la condenada.

Esta noche pasada, optamos por usar un truco que nos habían dicho. Mi esposa tomo la blusa que había usado durante el día (y la cual uso al cargar a la perrita) y se la pusimos encima del tapetito que le colocamos en la cocina. Con esto nos dijeron que ella percibiría el olor de sus dueños y no se sentiría sola. Llego la hora de la verdad, le dejamos todo listo, la colocamos ahí, apagamos las luces y nos fuimos. La perrita comenzó a llorar algo fuerte, estuvo intentando llamar nuestra atención para que no nos fuéramos y comenzó a hacer más y más ruido.

Ya estábamos sintiéndonos derrotados por la técnica, cuando al llegar a nuestra recamara, todo fue silencio. Les juro que la casa se quedo en silencio y los lloriqueos de Ponyo no se escuchaban para nada. Nos preparamos para dormir, nos acostamos y estuvimos siempre a la expectativa de que de repente pudiera llorar de nuevo, pero mejor me fui a dormir. Para mi sorpresa, la alarma de mi celular sonó puntualmente y yo había dormido como piedra durante toda la noche, sin ningún ruido que me molestara. Me bañe, me cambie, fui para abajo y al acercarme a la cocina, ahí estaba Ponyo dormida boca arriba, recargada en una caja, cerca (mas no encima) de la blusa que mi esposa puso ahí.

Queremos creer que este truco para que la perrita no se sienta sola si funciono, pues al menos hoy pudimos dormir bien. Esperamos que a partir de hoy esto dé resultado y ella se acostumbre a que su lugar de dormir es ahí en la planta baja y que no ganara nada llorando para que vayamos (mas que una buena regañada y unos amos molestos y desvelados). Ustedes que técnicas se saben? Se aceptan sugerencias!

*Las fotos aquí mostradas no son de mi Ponyo, son solo fotos de cachorritos Schnauzer para representar a mi perrita. Aunque debo decirles que algunas de ellas son sumamente parecidas!

Anuncios

Comentarios»

1. sjsullivan - 8 junio 2010

Oh es una preciosidad! (si, yo se que no es la de las fotos, pero se parece jeje) pues la verdad yo no tengo mucha experiencia con perritos pero Denny si, así que esperemos que nos vaya bien cuando tengamos una mascotita jeje
Mucha suerte con su Ponyo!

2. Vix - 8 junio 2010

jeje… si que se parece a la de la primera y segunda foto, a tu sobrina no la convenzo de que no es Ponyo, Que bien que les funciono ese tip… Saludos a la familia y a Ponyo!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: