jump to navigation

¿Cuánto vale tu Trabajo? 18 mayo 2010

Posted by Kero Kinomoto in Cronica Aitiana, Navegacion Web.
trackback

El día de hoy quisiera compartirles dos relatos que llegaron a mi correo y que me parecieron bastante claros en cuanto a representar la labor y la experiencia que muchas veces las empresas, jefes, negocios de outsourcing y personal de recursos humanos pasan por alto o subestiman a la hora de entrevistar a un candidato para alguna vacante. Los invito a leer los siguientes relatos; yo ya había leído el primero (el de la súper computadora) pero nunca había leído el segundo (el del mecánico).

SE GANA POR LO QUE SE SABE, NO POR LO QUE SE HACE

Este es el caso de un ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja… una computadora que valía 12 millones de dólares. Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

-“¿Cuánto le debo? “-preguntó.

-“Son mil dólares, si me hace el favor.”

-“¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito?

-“¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil  dólares es una cantidad disparatada! La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.” 

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue. A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar. La factura decía:

Detalle de servicios prestados

  1. Apretar un tornillo……….. …. …. …. …. … 1 dólar
  2. Saber qué tornillo apretar………….. ….. 999 dólares

____________________________________________________________________________

Un mecánico estaba removiendo la cabeza de un cilindro de un motor V12 perteneciente a un “Jaguar”, cuando vió a un conocido y afamado cirujano del corazón en el Garaje. El cirujano estaba esperando ser atendido por el jefe de servicio. Pero entonces el mecánico le gritó al cirujano:

-“Hey Doc… ¿Le puedo hacer una pregunta?” 

El Cirujano, un poco sorprendido, caminó hacia el mecánico. Éste,  limpiándose sus manos en una toalla, le lanzó a “boca jarro”, la siguiente pregunta…

-“Vea Doc, échele una mirada a este motor. Yo abrí su corazón, le saqué las válvulas y el árbol de levas, las arreglé, las volví a instalar y, cuando terminé, el motor funcionó como nuevo.” Entonces, ¿Porqué recibo un salario tan pequeño mientras que usted obtiene un montón de dinero, cuando ambos hacemos básicamente el mismo trabajo?”

El Cirujano se inclinó, pausadamente sobre el Mecánico y le dijo, casi susurrándole al oído:

“Trata de hacerlo con el motor en marcha..”.

A la otra que les minimicen lo que ustedes hacen, díganles que lean estos dos relatos a ver si así entienden un poco el valor de la experiencia, en vez de cuanto se tarda una persona en realizar su trabajo y la importancia que éste tiene para la empresa. Saludos!

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: