jump to navigation

La maligna rutina 13 abril 2010

Posted by Kero Kinomoto in Cronica Aitiana.
trackback

Personalmente no le temo a las rutinas. Muchas veces es algo bueno, hace que te sientas cómodo porque sabes que va a pasar, lo que vas a recibir y como vas a lograrlo. Es una acción repetitiva con la cual sabes el esfuerzo que necesitas y el resultado que obtendrás con dicha acción. Lo malo son aquellos días en que tienes ganas de cosas nuevas, emociones y de salirte de lo habitual; es en ese momento cuando te das cuenta de tu repetitiva vida y por lo menos en ese día que te diste cuenta y saliste de la Matrix por unas horas, te sentirás apagado, triste, aburrido y sin esperanza.

Pero bueno, después de esta pequeña introducción, le voy a dar un giro al post, pues no quería hablar de la rutina en el trabajo o en la escuela, sino de las acciones que tenemos con nuestra familia o amigos y que repentinamente la aprecian como rutina, sin serlo!. Por ejemplo, imagina que ya no vives con tus padres, y normalmente un día a la semana tu mama te invita a comer, pero por algún compromiso, tu mama esa semana no pudo invitarte a comer y tu te enojas porque no te invitaron a comer como tu normalmente estas acostumbrado….a ese tipo de rutinas malignas me quiero referir, no las que tu creas, sino las que las personas te adjudican sin serlo.

Casos hay muchísimos, y a lo que quiero llegar es que este tipo de casos generalmente lleva a algún enojo, pelea, discusión o inclusive reclamo por parte de la persona que ya estaba acostumbrada a esa rutina. Otro ejemplo seria que alguien de tu familia esta acostumbrado a que tu hagas cierta actividad en la casa, nadie te dijo que lo hicieras, nadie te lo pidió pero tu gustoso estas haciendo esa labor porque quieres quitarle la carga a tu familiar; sin embargo, cierto día no pudiste hacerlo porque llegaste sumamente cansado, porque no tuviste tiempo o te surgió otro tipo de actividad y por ese día, lo que hacías no se llevo a cabo….lo que menos esperarías es que alguien de tu familia llegara a reclamarte porque la actividad no se realizo…pero asi sucede!

Imagina que tienes ya un montón de actividades que normalmente haces tu…pero que otra vez, nadie te asigno. Piensa que estas asignado a hacer la comida, a barrer el piso, a regar el jardín, a recoger una recamara, a pagar ciertos servicios de la casa; normalmente lo haces bien y mientras todo siga haciéndose, nadie te exige nada mas, nadie te ofrece ayuda porque tu ya lo “tienes bajo control” y todos felices y contentos. Pero que pasa si una de tantas veces la comida no supo como tu querías, no barriste cierto rincón que pasaste por algo, no regaste el jardín por falta de tiempo, se te olvido acomodar algunas cosas en la recamara o se te paso pagar uno de los servicios y ahora están en peligro de que se los desconecten??

Lo que realmente quisieras es que si alguien de tu familia se da cuenta de ese detalle que pasaste por alto, pues te ayude a resolverlo, te ayude a que se realice correctamente esa actividad o que tu familiar se de cuenta de la enorme carga de trabajo y actividades que tienes y se ofrezca a realizar esa actividad también o mínimo que cuando tenga la oportunidad, te ayude con eso…..pero no! El recibir un reclamo porque la actividad no se realizo correctamente siendo que no es tu obligación solo hace que te molestes con la persona por ser tan incomprensiva, por no fijarse en el esfuerzo que existe por parte de nosotros para realizar esa actividad y por no darnos el valor que merecemos por estas acciones que bien las puede hacer cualquier persona pero nos tomamos la molestia y la libertad de hacerlas nosotros.

En fin, los que lograron entenderme, que bueno, significa que son del grupo de personas que han estado en una situación parecida, en la que los reclamos hacia nosotros cuando no hicimos algo que no es nuestra obligación, se convierten en una verdadera puñalada por la espalda, directamente de un familiar. Va-Lo-Ren.

Anuncios

Comentarios»

1. sjsullivan - 14 abril 2010

Yo creo que es bastante raro, eso de las rutinas, personalmente me he visto cambiando mi rutina una y otra vez, y si como dices razón es dificil romperla, sobre todo esas rutinas “invisibles” que uno ni siquiera se da cuenta que las hace, pero ya cuando te reclaman por no hacer algo que no es tu obligación ya no se me hace justo.
Por ejemplo mi papá a veces me da un aventón de mi casa a la parada del transporte en la mañana porque se le da la gana, yo no se lo pedí y el lo hace de vez en cuando, y cuando no se puede lo entiendo completamente y le agradezco que de todas maneras se preocupe por mí, ese tipo de detalles que haces para facilitarle las cosas a las demás personas son buenos pero son eso precisamente, detalles, y claro que se valoran y agradecen!
Buen Post, mi estimado Kero! saludos a la Señora y familia!

2. Vix - 14 abril 2010

Ok cuñado!!! entendi el punto, o… fue solo coincidencia???

3. Kero Kinomoto - 14 abril 2010

Jajaja, no, no era para aventar pedradas a nadie, solo se me hace que merecia una mencion en nuestras vidas diarias.

Como dice Sulley, son DETALLES, no OBLIGACIONES.

Asi que Primo, a dar gracias por las cosas que hacen por nosotros sin que se las pidamos, y cuando no se pueda hacer o se haga con algun error, no tirar piedras, mejor ayudar!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: